lunes, diciembre 30, 2013

Balance 2013

SUPONGAMOS QUE TE DOY UN FRASCO DE TINTA CHINA Y TE PIDO QUE LO ESTROLES VIOLENTAMENTE CONTRA UNA PARED.

Luego te doy lápiz y papel y te pido que escribas un ensayo sobre la forma impresa. ¿El resultado? Un texto que sí se lo damos a leer a alguien que no haya visto la forma, jamás lograría que se la imagine. ¡No alcanzarían las palabras para describir tan compleja explosión de tinta!

La mancha es el 2013. El texto son nuestros intentos de hacer balances del año. ¿Me explico? Es casi una empresa perdida.

Sin embargo, el ejercicio mismo de recordar lo mejor y lo peor del año, como para definir la vara del que sigue, puede ser muy entretenido para el alma y para la mente; siempre y cuando seamos conscientes de que estamos recordando las principales aristas de la mancha, y que la forma del todo es infinitamente más compleja. En este contexto, cualquier conclusión es relativa. Sí el balance te da mal, sabé que es relativo. Y sí te da bien, también :)

Porque como en tantas otras cosas, a la hora de hacer el balance, el ejercicio es más importante que el resultado. Y tomarte un ratito en soledad para conectarte con los sentidos y "reflexionar sobre lo que pasó" es un plan que te merecés, más allá de toda conclusión (que insisto, será relativa).

La vida no tiene "un sentido", es una explosión de sentidos en infinitas direcciones. Y cada uno de nosotros tiene el poder de elegir a cual de esas direcciones le hacemos foco. Ser consciente de eso es estar despierto. ¡Tenelo en cuenta para hacer tu balance 2013, y tus planes proyectos para el 2014!

¡Feliz año nuevo!


martes, noviembre 26, 2013

Ponele nombre a un asteroide

Nuestro amigo Julio Aprea nos manda esta convocatoria genial para ponerle nombre a un asteroide. ¡Apuren a participar que queda poco tiempo!


miércoles, noviembre 06, 2013

"Lo malo de trabajar en comunicación, es que descreés de todo"

... escribí en Twitter hace un tiempo y viendo la repercusión que tuvo esta frase, me pareció que en algún momento estaría bueno desarrollar un poco más el tema. Bueno, llegó ese momento.

Partamos de la base de que nuestras vidas está rodeadas de lo que yo llamo "historias diseñadas". Esto significa que allí a donde miremos, hay algo que nos quiere estimular, que pretende hacernos experimentar una historia, y que fue diseñado por alguien. Por ejemplo, el diseño de nuestro departamento (probablemente alguien lo haya trazado en base a la "experiencia de vida" que pretendía que sienta quien habitara el lugar), el ambiente de un restaurant (diseñado en base al momento que se quiere generar mientras se come), el diseño de nuestras ropas (para hacernos sentir "cancheros", "serios" o "importantes", etc.), la música que suena en la radio (diseñada para estimular nuestras emociones), los carteles publicitarios (diseñados para captar nuestra atención y vendernos lo que sea) e infinitos etcéteras.

Las marcas y los medios de comunicación se dieron cuenta de esto hace muuucho mucho tiempo. Pero eso no es todo. También se dieron cuenta de que al mecanismo de "ego" de nuestro cerebro, le encanta ser el protagonista de esas historias. La formula no falla. "Construyamos una buena historia con la cual la gente se sienta identificada, y vendemos... ¡lo que sea!" Efectivamente es así, la sociedad de consumo es la clara demostración de que esta formula funciona.

Yo trabajo en comunicación, y también construyo historias. Entonces me cuesta involucrarme "inocentemente" en muchas de ellas, simplemente porque ya conozco el truco:

Hace poco fue época de elecciones en mi país. Radio y TV inundadas de avisos de los diferentes candidatos políticos. No le creí a ninguno. Cada vez que veía o escuchaba un spot, detectaba las palabras que habían sido puestas "a diseño" para construir la historia que ellos querían que yo me crea. Podía imaginar a los guionístas discutiendo "mejor hablemos de la [palabra clave] igualdad de derechos, eso siempre funciona acá".

Cada vez que veo una publicidad de un nuevo auto, detecto la misma combinación: una escena en la que hay un hombre, moderadamente joven, económicamente establecido, probablemente bien parecido, con una mujer hermosa al lado, transitando por una ruta espectacular. El auto luce increíble, pero luego de mirar el comercial me imagino que cuando el protagonista terminó de filmar, se calza una joggineta y se va a tomar mate a su monoambiente (vamos, es un desconocido actor de comerciales, ¿cuánto puede ganar?).

Un ejemplo más. ¿De que creen que se trata cuando entran a un Starbucks y el cajero les pide el nombre para escribirlo en el vaso y que luego puedan llamarlos por su nombre cuando el pedido está listo? ¡De hacerlos sentir protagonistas de la historia! ¡Claro que si!

Y eso también lo podemos llevar al plano social. A veces voy a reuniones en empresas "importantes" donde todo el mundo está disfrazado de traje, y me reciben en una fría sala de reuniones en donde me invitan a sentarme a un costado de la mesa. Las conversaciones generalmente suelen ser muy superficiales, las risas forzadas, muchas miradas de reojo y como yo ya entro sabiendo que es todo parte de una "historia", un "montaje escénico", trato de ir rápidamente al tema que me compete para concretar lo que sea que haya que concretar (sabiendo que estoy en medio de un ambiente diseñado para hacerme sentir que estoy frente a gente importante) e irme a hacer mis cuestiones.

Nosotros también construimos historias todo el tiempo. Dicen que los sueños son sólo imágenes sin mucho sentido, y se convierten en historias cuando se los contamos a alguien (nos encanta contar sueños porque nosotros somos los protagonistas de esas historias). O cuando nos "ponemos lindos" para ver a otra persona, queremos generar una impresión, que puede ser fiel o no a la realidad, pero definitivamente nos "disfrazamos" y hacemos nuestro personaje.

Cuando nos damos cuenta de todo esto, sobreviene la paranoia. Si todas son historias diseñadas, todas "quieren algo de mi"... ¿hacia donde escapo?. Empezar a descreer de todo lo que sucede a nuestro alrededor es, cuanto menos, triste... y hasta peligroso. ¿Qué hacer entonces?

Primero, creo que hay que ser muy conscientes y asumir esta realidad. Y segundo, tener la cabeza despierta para decidir que historias queremos creer (aún sabiendo que son historias diseñadas) y cuales no. Porque "jugar a que me la creo", puede ser divertido, y hasta beneficioso. Decidir jugar solo en los juegos que nos parecen adecuados, nos pone en una posición de "ventaja" frente a los que están jugando a ciegas en todas las historias que les presenta la vida. Decidir jugar, sabiendo que se trata de un juego nos quita una mochila de presiones, y al mismo tiempo allana el camino para cualquiera que vaya a ser el desenlace.

El tema es para discutirlo largo y tendido, ¡por lo que definitivamente me gustaría conocer vuestras opiniones! Ahora los dejo porque recién vi en un comercial de Coca-Cola, que al momento de destapar una botella la frescura marina se apodera de mi... y si bien sé que luego de tomar la coca volveré a tener calor y mi panza estará inflada, estoy dispuesto a pagar ese precio por un ratito de burbujeante jarabe en mi boca.

martes, octubre 08, 2013

Ciencia vs Dios, el debate que lleva hacia ningún lado.

A raíz del anuncio del premio Nobel de Física para Englert y Higgs por "la partícula de Dios", vi que se sucedieron una serie de discusiones en las redes sociales a favor y en contra de la utilización del término "partícula de Dios" para hacer referencia al objeto de estudio. Esto obviamente puso nuevamente en foco la eterna y estúpida discusión "Ciencia vs Religión" a la cual ya estamos acostumbrados, pero no quería dejar de plasmar por aquí mi humilde opinión al respecto. Y luego me gustaría conocer la de ustedes.

Inicialmente creo que, esta postura de oponer la ciencia contra Dios es, cuanto menos, ingenua. Pero vamos a empezar por el principio:

- Propongo no caer en la trampa de imaginar un Dios personal, el señor de barba larga y pelo blanco que nos mira desde el cielo y controla todo lo que hacemos no es más que un recurso ejemplificador que utilizaron las diversas religiones del mundo para desarrollar la espiritualidad. En palabras sencillas, es un ejemplo que sirve para explicar un montón de cosas, pero no todas. Creer que está "corporizado" y flotando allá arriba, quizás al lado de la estación espacial, es cuanto menos, ingenuo.

- Propongo no caer en la trampa de creer que la ciencia tiene la capacidad de describir la totalidad del universo. Todo lo que sucede es infinitamente dinámico, y lo sabemos. Lo que hace la ciencia con sus métodos humanos (infinitamente limitados) de estudio, es "como simplificar esa dinámica en una hoja de papel cuadriculado", de forma tal que nuestras pequeñas mentes puedan comprender un poco más acerca de todo lo que somos, y lo que nos rodea. Bajo este planteo, creer que "ciencia mata Dios" es, cuanto menos, ingenuo. Simplemente no tenemos la suficiente información para afirmarlo, y probablemente nunca la tengamos.

Pero entonces sobreviene la obvia pregunta... ¿qué es Dios? ¿quien es Dios? ¿y donde está? Los grandes místicos de las diversas religiones concluyen que el camino más acertado para descrubrir a Dios, es por la negativa (Dios -no- es esto, -tampoco- es aquello, Dios -no- está arriba, -tampoco- abajo, etc.); a Dios no se lo puede describir en palabras, porque es más grande que las palabras y escapa a toda objetivización. Creer que con palabras, podemos explicar lo infinito es, cuanto menos, ingenuo. Y los sabios, dicen que a Dios se lo experimenta, no se lo explica. Pero... ¿hay que ser un iluminado para entender esto? No lo creo, simplemente creo que hay que abrir los ojos a todo lo que pasa a nuestro alrededor para descubrir que -sí- hay una "inteligencia trascendental". Creer que el diseño de la mano humana, el de los árboles que reciclan nuestro aire o del Taraxacum officinale ("Diente de León" o "Panadero") que utiliza la fuerza del viento para transportar su semilla de un lado al otro es puro accidente (natural, pero accidente al fin) es, cuanto menos, ingenuo. Y aún así, ¿podríamos definirlo categóricamente? Bueno si, podríamos, pero no estaríamos haciendo ciencia porque no tenemos datos contundentes que demuestren que todo es un gran accidente. ¿Me explico?

Acepto y respeto que alguien me diga que no cree en Dios. Pero cada vez que alguien me dice que no existe un Dios (o una inteligencia trascendental), le pido que me lo compruebe. Porque me parece una postura cuanto menos, ingenua. ¿Entienden?

-"Ok, vos no hablás de un Dios personal, pero las religiones construyeron una imagen falsa de Dios que no le hace bien a la gente. Yo decido no creer"- Podés llegar a estar pensando, y lo acepto y lo respeto. Pero sabé que lo que las religiones hicieron, con sus limitaciones y sus errores, es tratar de construir un puente entre el ser humano, cada vez más sometido por su propia psique, y la infinitud de lo que sucede, la inteligencia trascendental. Y sin religiones, no habría desarrollo espiritual. Y sin espiritualidad, bueno, en lo personal creo que la vida es chata...

La religión busca el desarrollo espiritual generalmente, por el camino de la sustracción, de la austeridad, de la simpleza, "del despojo de todo lo que sobra" para que el hombre se encuentre con su esencia, oculta tras un manto de distracciones. La ciencia busca explicar lo que nos sucede generalmente, con palabras, ecuaciones, números, esquemas, máquinas y pantallas. ¿Lo ven? Una va para un lado (restando), la otra va para el otro (sumando). Son dos cosas absolutamente diferentes. ¿No es ingenuo enfrentarlas?

viernes, agosto 09, 2013

TU-TU: La revolución de las bocinas inteligentes

Maravillosa idea de mi amigo Sebastián Tedesco: "Tu-Tu es una bocina inteligente que además de emitir sonido, escucha y responde con sonidos que, aparte de cumplir la función de llamar la atención, generan relaciones armónicas con el resto de los sonidos creando de esta manera nuevas y diferentes masas sonoras, grandes sinfonías urbanas que, en la medida en que se adopte Tu-Tu en los vehículos, serán cada vez mas sofisticadas."

miércoles, julio 24, 2013

Wonderland: Creatividad VS Dinero

Excelente corto-documental (en inglés) armado con entrevistas a creativos que viven de hacer lo que aman. Si estás constantemente en una puja interna entre lo que te da dinero, y lo que te gusta... no dejes de mirarlo.

 

jueves, junio 27, 2013

La Cultura Libre: El camino para trascender el tiempo y el espacio.

Cuando comencé con el proyecto The Kyoto Connection, hace poco más de seis años, tomé la decisión de que iba a "regalar" la música, publicándola con una licencia de cultura libre (Creative Commons) para que la gente la pueda descargar libremente desde la Web. Muchas personas me decían que estaba tomando una decisión estúpida, que debía acudir a una discográfica y cobrar por mi trabajo musical... y a todos, siempre me resultó muy difícil explicarles cuales eran mis aspiraciones con respecto a ese aspecto creativo de mi vida. Creo que hoy puedo explicarlo desde la experiencia, y desde un sentimiento de "misión cumplida" que puede servir mucho a quienes tengan aspiraciones similares.

Lo explico brevemente. Todo creativo quiere que su trabajo sea visto y disfrutado. Y ese es mi caso. Nunca me consideré un músico profesional, nunca proyecté mi futuro en base a "vivir de la música"; sin embargo descubrí en un momento de mi vida que hacer música, desde el rol de la producción, es algo que me apasiona de sobremanera. Por eso me puse a producir música que siempre quise que otros puedan escuchar y disfrutar. Mi única aspiración con The Kyoto Connection (y con todos los otros proyectitos musicales de los cuales participe y participo) era que llegue a la gente, a la mayor cantidad posible. Que el mensaje que yo quería transmitir desde la obra se convierta en una fuerza que movilice... "lo que sea" del otro lado. Compartir mi música para que la gente la descargue libremente siempre me pareció la forma ideal de generar muchas oportunidades de "movilizar"; en un mundo en el que ya casi nadie paga por la música, por lo cual confiar en una discográfica me parecía una trampa.

Mi último disco, Wake Up, lanzado hoy hace exactamente un mes, cuenta ya con más de 13.000 descargas. En total, el proyecto The Kyoto Connection en sus seis discos publicados, cuenta con más de 100.000 descargas en todo el mundo. Por las estadísticas que me dan las plataformas de música libre, y lo que yo mismo fui descubriendo, aprendí que:
No hay un sólo día en el que no suene una canción de The Kyoto Connection en alguna parte del planeta. 
Hoy, de hecho suenan varios temas cada día. Y hay temas de The Kyoto Connection en todos los rincones del mundo. Se imaginan que saber que la obra de uno vive por si misma, siempre y a pesar de mi mismo, es una gran satisfacción personal... es saber que el mensaje vuela, llega, y genera cosas. Es saber que mi misión está cumplida.

La música publicada como Cultura Libre genera cosas todo el tiempo, a diario recibo peticiones para usar la música en eventos, documentales, videos de Youtube, radios, etc. A todo siempre agradezco y digo que si. Porque es mi manera de mantener viva la llama de aquello que tengo para decir. Es mi forma de trascender el tiempo y el espacio. Y además porque disfruto muchísimo viendo las obras que se generan a partir de lo que yo alguna vez hice.

Entiendo que el dinero sea un gran motivador de muchas personas que tienen algún tipo de destreza artística... no es mi caso. Si el fenómeno genera algo en esa dirección, no lo voy a despreciar, pero mi norte siempre fue trascender. Trascender las fronteras del tiempo y el espacio. Que mi mensaje vuele y perdure. Y compartir mi música libremente fue la mejor decisión que pude haber tomado para lograr ese objetivo.

Siempre creí que la música está en el aire... y nos trasciende a nosotros mismos. Siento que como productor, soy un simple intermediario de un mensaje que siempre estuvo flotando, y yo lo convertí en música que al publicarla libremente, la solté como a una paloma para que vuele y siga su camino natural. Al compartirla, la música ya no es mía... es del mundo. Pero la felicidad de verla volar, no tiene precio.

martes, junio 25, 2013

Steve jOBS Trailer Subtitulado

Sale el 16 de Agosto y ya tiene malas críticas en las redes, pero pienso ir a verla igual. No me parece tan mala la interpretación de AK... al menos en éste trailer.

Tu "buen gusto" es la razón por la cual tu propio trabajo te decepciona.

Vía Kottke traduzco esta reflexión de Ira Glass que me pareció muy genial:

"Nadie le dice esto a los principiantes, y me hubiera gustado que alguien me lo diga a mi. Todos los que hacemos algún tipo de trabajo creativo, estamos en ello porque tenemos buen gusto. Pero hay un momento de transición. Los primeros años, vos hacés cosas que simplemente no son lo suficientemente buenas. Es como tratar de ser bueno, tenés potencial, pero no es bueno. Pero tu buen gusto, eso que te metió en el juego al comienzo, es todavía fundamental. Y tu buen gusto es la razón por la que tu trabajo te decepciona. Algunas personas nunca superan esta etapa, y renuncian."

Extracto completo acá.

viernes, junio 21, 2013

¿Cuál es el sentido de la vida?


A medida que pasa el tiempo, voy conociendo gente. Gente que la pasa bien, gente que parece vivir en "modo automático" sin emociones ni sobresaltos… y gente que la pasa mal, y muy mal. Y se que todos, en algún momento se preguntaron ¿Cuál es el sentido de todo esto? ¿Para qué tanto esfuerzo? ¿Por que a mi? ¿Cuál es el sentido de la vida? Bueno, permítanme decirles que creo que es ésta pregunta una de las trampas mas difíciles de sortear que nos imponemos los seres humanos. Y digo "los seres humanos", porque estoy seguro que una flor, un perro, un árbol o una hormiga jamás se preguntan "cuál es el sentido" de sus vidas. Somos los únicos seres vivos que cada cinco pensamientos, metemos uno en el que nos preguntamos "¿está bien esto?". Y hay que aprender a vivir con ello.

Ok, se las voy a hacer sencilla. Lo fundamental es comprender que la vida no tiene sentido. Si, leyeron bien, no tiene algo así como "un sentido". Y entender eso es el primer paso hacia lo que quieras que necesites alcanzar, o superar.

El problema es que tendemos a interpretar todo en términos lineales. Partiendo desde el tiempo mismo, que avanza como un tren en un carril infinito, siempre hacia adelante. El pasado está sufrido o pisado, y la esperanza está siempre "adelante", en el futuro. Nos educamos aprendiendo de los errores de ayer, y proyectando un futuro prometedor. Y es natural que tendamos a pensar así, porque pareciera ser que todo tiene un comienzo y un final… es lógico que queramos tender una recta entre ambos momentos para sentirnos que estamos "agarrados a algo". Sin embargo, el único momento que existe es éste, y el tiempo es un recurso inventado por la mente humana. Sencillamente solo existe en nuestra imaginación. Por eso, si hacemos el ejercicio de romper estas estructuras en las que queremos ver todo nuestro mundo… ¿sigue existiendo "el sentido"?

No, "el sentido" es también una construcción mental. En realidad la vida no sucede en un único sentido, no va "siempre hacia adelante", sino que sucede en infinidad de sentidos, siempre en el momento presente. En lugar de imaginarnos como un muñequito colgados de una línea de tiempo, intentemos visualizarnos como el efecto de una piedra al ser arrojada al agua. ¿Genera una linea? No, genera infinidad de lineas en forma de círculos hacia todas las direcciones. Nosotros no somos ni la piedra, ni el agua. Somos el efecto mismo. "-Pero… ¡un momento! ¡mi familia, mi pasión, mi carrera son lo que le dan sentido a mi vida!"- pueden estar pensando en este momento. Bueno, me atrevo a señalar que es un pensamiento equivocado… o al menos, no hace mérito a la realidad. Esas cosas no le dan sentido. Esas cosas son tu vida misma, ¡no te separes de ellas viéndolas como piedra y agua!. Vos y "lo que le da sentido a tu vida" son parte de un mismo suceder, una misma "explosión". ¡Son tu vida!

Por eso, la próxima vez que las cosas te hagan pensar "¿cuál es el sentido de mi vida?" Acordate de éstas palabras. No caigas en la trampa. Tu vida no tiene sentido. Asumilo. Tu vida es una bomba que está explotando ahora "en cámara lenta", y la intensidad de esa explosión está en tus propias manos. Vos decidís cuan fuerte querés explotar.

"Cambia tu forma de ver las cosas, y las cosas cambiarán". Wayne Dyer

jueves, junio 13, 2013

"La pecera de Steve Jobs"

Me pareció genial este relato (original en inglés) que probablemente tenga muchísimo de verdad, y una pizca de ficción, sobre la pecera que tenía Steve Jobs en su oficina de Apple.

"Una de mis historias favoritas sobre Steve Jobs es la del momento en que los ingenieros que trabajaban en el iPod trajeron su prototipo acabado a su oficina. Dijo que era demasiado grande, que necesitaban hacerlo más pequeño. Le dijeron que era tan pequeño como podrían hacerlo, así que tomó el prototipo, lo llevo a su pecera y lo dejó caer. El iPod se hundió hasta el fondo, y como lo hizo, diminutas burbujas salieron de él. "¿Ven esas burbujas?", Les preguntó. - "Son de aire en el interior del iPod. Que sea más pequeño."

"Otra historia fue cuando trajeron el prototipo para el iPad 2 en su oficina. Los ingenieros le dijeron que era más rápido que el primer iPad. Él lo llevó a su pecera y lo dejó caer. 'Miren como se hunde poco a poco...", les dijo. "Que sea más rápido."

"Había una becaria recién contratada a quien se le había encargado llevarle un sandwich para Steve. Cuando ella se lo llevó, él lo miró y dijo 'Pensé que pedí el de carne y centeno". Ella le dijo que se trataba efectivamente de carne con pan de centeno. Él caminó hasta su pecera y lo dejó caer. "¿Se ve eso como carne y centeno?"

"Él siempre estaba tirando cosas en esa pecera. No podíamos hacerlo parar. Le dijimos que tenía que parar, nunca nos escuchó. Esa pecera estaba llena de cosas que no deberían estar en un acuario."

"Los peces habían muerto hace años. Uno había sido aplastado por un iMac primera generación. Los otros fueron envenenados. No le importaba."

"Llegó un punto en el que no había espacio para nada en la pecera. Cuando la vaciamos, después de su muerte, se encontró un cuerpo. Nunca supimos quién era".

martes, junio 11, 2013

Psicología detrás del diseño de iOS 7


En lugar de escribir sobre si es un acierto o no el nuevo diseño de iOS (aunque si les interesa saber mi opinión, se los resumo en dos palabras: "me gusta") me pareció más interesante hacer un breve análisis de como este rediseño representa, en parte, un cambio de etapa en el desarrollo tecnológico, en el que los dispositivos se tienen que acomodar a los actuales hábitos de la mente humana.

Lo resumo en los siguientes puntos:

- Con iOS 7, Apple abandona finalmente el skeumorfismo (diseño que imita la imagen de los objetos del mundo real, en el mundo digital) en el diseño de sus aplicaciones. Si bien hoy es muy cool criticar este sistema de representación visual, es muy importante destacar que fue el skeumorfismo el que permitió que las generaciones anteriores puedan entenderse con las computadoras. Representar un escritorio, una biblioteca, o un reproductor de música por medio de visuales digitales que se asemejaban a los objetos del mundo real fue una excelente idea para "digitalizar a las masas". Hoy, las nuevas generaciones ya no necesitan de eso. Sus ojos ven más objetos digitales que reales, por lo que es absolutamente lógico que Apple haya abandonado el sistema que tan buenos resultados les dio durante tantos años.

- iOS 7 es blanco y limpio: Si, como Android y la mayor parte de sus aplicaciones; e incluso como el nuevo Windows. Y así vamos pasando de a poco de una era repleta de interfaces visuales plagadas de botones y objetos, a una era en donde la inmensa cantidad de información a la que accedemos constantemente, requiere que la herramienta que la presenta sea "transparente", casi imperceptible, de forma tal que podamos hacer foco, sin distracciones.

- Colores vibrantes: Paradójicamente, los iconos del sistema tienen colores vibrantes, y como leí en varias críticas esta mañana, se ven casi "infantiles". Es muy fácil deducir por el contenido de las pantallas de ejemplo en el Website de Apple (screenshots de chicas con look hipster, Phoenix sonando en el iTunes, etc.) que Apple apunta a un público joven. Un público cuyo sentido de la sensibilidad sabemos necesita un mayor estímulo para captar su atención. Los colores vibrantes, los objetos que se salen de la pantalla son el lenguaje que elige Apple para hablarle a ese público, que  es su cliente principal.

- Tu vida se ve más divertida en un iPhone: Detrás de éste rediseño, y del rediseño en Google+/Facebook/etc. de los últimos tiempos hay una búsqueda en hacer que el contenido brille más en el contexto del dispositivo/entorno que en su ambiente real. Google, Apple y Facebook están luchando entre ellas para construir espacios en los que volquemos cada uno de nuestros momentos, y la forma de competir es diseñando esos espacios de forma tal que el contenido se vea mejor que en la realidad. Casi como si viéramos todo en definición Ultra HD. Las fotos brillantes, los filtros, las tipografías estilizadas, todo hace que cuando uno recorre su propio perfil de contenidos, nos haga sentir que somos los protagonistas de una nota destacada en una revista de espectáculos.

Para terminar, todo esto es tendencia. Como mencionaba al principio, estas ideas no son innovación exclusiva de Apple sino que vienen siendo adoptadas por los principales jugadores de la industria. Y esta tendencia, tan diferente a como eran las cosas hace 3 o 4 años, claramente representa el estado de las cosas en el universo digital de hoy.

jueves, junio 06, 2013

Motorchestra

Una máquina basada en cadenas, chapitas e imanes capaz de generar ritmos y sonidos muy en la onda del dubstep. Denle play.

150 interrupciones por día.


Una de las cosas que tuve que hacer cuando cambié mi smartphone, fue deshabilitar la mayor parte de las notificaciones que el equipo estaba recibiendo. Entre las diversas redes sociales, mis cuentas de correo electrónico y los sistemas de mensajería instantánea, ¡el maldito aparato no dejaba de sonar cada 30 segundos!

Sin embargo, se que la mayor parte de las personas se acostumbran a que el celu suene a cada rato para contarles que hay una nueva foto en Facebook, o una nueva actualización de alguna aplicación. Y si bien eso me resultaba notable (y hasta un poco triste) el número que hoy publica esta nota de Motherboard me parece alarmante: "La mitad de los norteamericanos están hoy chequeando sus smartphones 150 veces por día". Y eso es solo un promedio. Para reflexionar...

lunes, mayo 27, 2013

The Kyoto Connection: Wake Up


Ya disponible. Descargar versión MP3 (320k). Descargar versión FLAC (sin compresión). Más info.